Autora del mes: Nieves Hidalgo

Autora del mes: Nieves Hidalgo

miércoles, 19 de julio de 2017

VINCENT -Barbara Stok- COMIC

La turbulenta vida de Vincent Van Gogh es una fuente inagotable de inspiración para artistas de diversas disciplinas. La dibujante holandesa Barbara Stok invirtió más de dos años en crear esta obra centrada en el tiempo que el genial pintor pasó en el sur de Francia, un período breve pero intenso durante el cual Vincent soñaba con fundar una casa en la que él y sus amigos pudieran vivir y trabajar consagrados a su arte. 

Sin embargo, la enfermedad mental y los frecuentes ataques que lo dejaban confundido y desorientado, y que desembocarán en el famoso incidente de la oreja, impidieron que ese sueño se convirtiera en realidad. La historia se cierra con la relación del artista con su hermano Theo, que lo acompañó y cuidó de él al final de su vida. Van Gogh amaba su oficio con pasión y anteponía la grandeza del arte a cualquier consideración crematística. Así, sus ideas sobre el éxito, el fracaso y el sentido de la vida son un sugerente contrapunto a nuestra época de individualismo y puro interés económico. En este magnífico libro, Barbara Stok ha transformado las experiencias de este genio del siglo XIX en un relato de plena actualidad.

Buenas noches Loc@s del Romance. Hoy vengo más sería de lo normal pero no menos loca, eso es imposible. ¡Estoy emocionada! y esto se debe a que de nuevo viene esta sección para los que están descubriendo la lectura y en este caso, para cualquier amante del arte y sobre todo de un pintor en especial.

Esta es mi opinión, no soy una conocedora de arte ni mucho menos, simplemente soy una amante de este artista y por tanto, haber trabajado con Boolino en cuanto me ofreció esta obra ahhh.... Pero.. vamos allá. 

Vincent es un cómic delicioso que nos presenta de una manera equilibrada y realista un episodio de la vida de este pintor, en donde además podemos ver episodios oscuros por las crisis de su enfermedad. Disfrutaremos de su idealismo, de su pasión y de esa filosofía tan suya que no por algo lo hizo el personaje que se convirtió en leyenda.

Para mí que he admirado y adorado a este hombre, me pareció una gran
propuesta para dar a conocer a los adolescentes que van sintiéndose atraídos en la lectura, la forma de leer una biografía sencilla, clara y realista de uno de los personajes que marcó una era en las artes.

Aquí también hago la recomendación para todo aquel que se sienta atraído por Van Gogh, el arte de la autora con imágenes sencillas, pulcras y con colores suaves suponen un gran manjar para disfrutarse en menos de media hora y que te deja con ganas de repetir una vez más la experiencia, yo lo leí dos veces en ese mismo tiempo. 

Una gran propuesta de verano que espero disfrutéis los consentidos de la casa. ¡Feliz lectura!

martes, 18 de julio de 2017

TIEMPO DE LOBOS , Elena Garquin-Aperitivos literarios-

Por fin ha llegado una de las NOVEDADES más esperadas para mi y no puedo evitar venir a traeros este aperitivo que seguro os volverá igual de loc@s que a mi.

TIEMPO DE LOBOS

Un lobo solitario en busca de algo que dé sentido a su vida.
Una mujer que no puede ni quiere olvidar.
Obligada a casarse con el hombre al que más odia y del que ha jurado vengarse, Munia ve cómo se desvanece toda su ira cuando Hernán, más conocido como el Lobo Gris, decide que ella será para él más que un simple objeto de deseo. Su ternura, su constancia, incluso su honor, serán puestos a los pies de su esposa con tal de que ella acceda a mirarlo con otros ojos.
Munia y Hernán deberán luchar por su futuro al amparo de una guerra que no cesa, de los engaños de aquellos a los que el Lobo Gris ha jurado proteger, de las ambiciones disfrazadas de lealtades y de un pasado que vuelve para emponzoñar su presente.
¿Terminará venciendo este amor a pesar de todos los obstáculos que tendrá que superar?

¿Quieres saber más de esta delicia? Aquí nuestro aperitivo. 

lunes, 17 de julio de 2017

Driven, Guiados por el deseo -K. Bromberg-


Colton Donavan es un piloto de carreras rebelde y un empresario millonario.

Rylee trabaja ayudando a niños huérfanos.

Cuando se conocen en un acto benéfico, Colton llega a la vida de Rylee como un huracán.

Entre ellos hay mucha química, pero ¿bastará para dejar atrás el dolor del pasado?

Buenas noches Locas del Romance. El día de hoy vengo acompañada de ola
de calor y un poco de apatía. Será que de verdad el calor agobia mucho o que tenía mucho que no me pasaba el encontrar una lectora con la cual no he podido encajar.

Planeo hacer de esta reseña algo breve, no porque el libro sea malo, sabéis que siempre he pensado que no existen libros malos, simplemente que o no son para ti o no es tu momento. Pienso que este en específico no es para mi.

Debo decir que la narrativa es impoluta, vamos a ver, así como acepto que odio la primera persona la mano de la autora es brutal y sabe meterte en materia, pero o no era el momento o bien de verdad yo no pude empatizar con nuestra protagonista y bueno, nuestro chico ... ¿qué puedo decir de el? Millonario, poderoso, arrogante, sexy a rabiar y con un pasado lleno de sombras que le impiden amar.

Vuelvo a repetir, el libro no es malo, creo fervientemente en que a todas las
amantes de este género y de estos protas lo vais a amar. Seguro que
quedáis con ganas de mucho más, después de todo no siempre se va a acertar con un libro ya que como siempre digo.... Para gustos los colores.

Yo me quedo con la narrativa de esta autora que seguro en algún momento encuentro algo que me haga amar su obra. ¡Feliz lectura!




sábado, 15 de julio de 2017

Entrevista a Mimmi Kass Autora Blogfusión del mes de Julio

En Loc@s del Romance nos vamos a quitar la camisa de fuerza, saltaremos al vacío y viviremos el verano como se merece. Con altas temperaturas, sofocos y taquicardias.
Para empezar, vamos a disfrutar de la entrevista a nuestra autora blogfusión del mes de julio. Ella ha destacado por elevar las temperaturas con su narrativa erótica y ha sacado suspiros por el romance que siempre la acompaña.
Venid conmigo, poneos el bikini y un buen bloqueador solar pues nos vamos a encontrar con ella en las paradisiacas playas caribeñas, ahí nos espera en un chiringuito con su blanco bikini mientras disfruta de una buena piña colada y nos dibuja una sonrisa pícara mientras nos sentamos a su lado.


L.R. Hola Mimmi Kass, muchas gracias por atendernos. Sabemos que ya te estamos robando un poco de tu tiempo y de verdad no sabes lo contentas que estamos por que nos acompañes en esta entrevista.
Si alguna de nuestras preguntas te incomoda, siéntete libre de pasarla por alto y disculparnos.
Aclarados estos puntos y agradeciéndote tu presencia en este pequeño rincón nuestro del ciberespacio, comenzamos (con tu permiso) la entrevista.
M.K. Mil gracias a vosotras por acogerme de manera tan cariñosa en vuestro blog, y por la oportunidad de dar a conocer un poco más mi obra. ¡Intentaré responderlo todo!

LR. Mimmi, antes de comenzar directamente friéndote a preguntas sobre tu obra, cuéntanos algo más sobre ti. Para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres? ¿Cómo surgió la idea de tus pseudónimos? ¿Tienen algún significado especial?

M.K: Mi verdadero nombre es Javiera Hurtado, un nombre que es poco común aquí en España, pero bastante extendido en Chile, de donde es gran parte de mi familia. Digo parte porque también tengo familia española, irlandesa, francesa, colombiana…he nacido en Valencia y vivo en Galicia, pero me considero de todas las partes en las que he vivido, ¡que son unas cuántas! Soy médico, y como todos los médicos, tengo ponencias y artículos publicados con mi nombre real, y me apetecía separarlos de mi faceta de escritora, de manera que escogí el nombre de mi abuela paterna: Emilia Cass, con unas pequeñas modificaciones, y quedó Mimmi Kass. Es importante para mí porque fue una mujer que influyó mucho en mi decisión de ser escritora. Teníamos una relación muy especial.

L.R. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos ver a la mujer que se oculta tras el pseudónimo y su obra. Pero así entre nosotras, ¿cuál es tu color favorito? ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música específica? ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?

M.K: Creo que es imposible no dejar entrever tu propia realidad en lo que escribes, aunque prefiero no aclarar lo que es fruto de las vivencias o de la fantasía. Sí te puedo decir que mi color favorito es el negro, o el morado, o el rojo…¡para cada momento, su color! Mis seres queridos siempre dicen que soy camaleónica y el vikingo (mi marido), que viaja mucho, suele bromear con que no sabe con qué mujer se va a encontrar cuando vuelve a casa (risas). En cuanto a la música y la inspiración, guardo celosamente una lista en Spotify para mis escenas eróticas, que tienen intérpretes tan variados como Trent Renzor, de Nine Inch Nail, o Elton John. Al igual que con los colores, mis gustos musicales son muy variados y eclécticos, y dependiendo de lo que vaya a escribir, modifico también la banda sonora.

L.R. ¿Cómo te describirías a ti misma? ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen?

M.K. Me describo como un poliedro de mil facetas. Algunas más luminosas y brillantes, otras
más toscas y oscuras. Dentro de mis virtudes, creo que me definen la capacidad de trabajo, la sinceridad, y el buen humor. Dentro de mis defectos…uff…¿solo tres? Tengo muy mal carácter, con un pronto polvorita que me ha traído un montón de problemas, soy excesivamente crédula (me lo creo TODO, hasta la cosas más inverosímiles), y no sé decir que no, aunque estoy aprendiendo.

L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste? ¿Dónde te formaste? ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?

M.K. Respecto a la erótica, siempre he tenido una curiosidad natural hacia  todo lo que constela la sexualidad y el erotismo. Mi primer curso sobre sexualidad fue en segundo de carrera, luego siguió el diplomado, y ahora estoy en pleno máster de sexología.
Respecto a la escritura, comencé con el primer diario con candadito que me regalaron en un cumpleaños y también intercambiaba correspondencia con mis abuelas en Chile, pero la primera formación real que tuve fue de la mano de mi magnífica correctora, Silvia Barbeito y de Gabriella Campbell, que pusieron un poco de cordura a mis palabras vomitadas. Ya tengo mi propia voz, desde hace tiempo que la tengo, pero ahora trabajo en perfeccionarla y pulirla: muchos libros de técnica narrativa, y, por encima de todo: ¡LEER, LEER Y LEER! Me encantaría decir que es talento natural, pero conozco muy bien mis limitaciones.

L.R. Hablando sobre tu trabajo de escritora, imaginamos que un libro no se escribe en un momento. ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura romántica? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?

MK: Depende de la historia y de lo que quieras trasmitir, y también de lo que luego te vayan pidiendo los personajes. En el caso de Ardiendo, la novela publicada en Harper Collins bajo su sello HQÑ, el borrador estuvo listo en tres meses. En el caso las novelas de En cuerpo y alma, se fueron fraguando a fuego muy lento, desde el año 2012, que inicié la historia en la baja maternal de mi hija pequeña. Pero lo que sí tengo claro es que nacen por la necesidad de contar algo: sea el crecimiento de una pareja a través del sexo, sea mostrar la dureza y la valentía de los bomberos en su trabajo, o sea el fetichismo bajo una óptica distinta. A partir de ahí, no hay mucho secreto:  trabajo duro y que te acompañen las musas. Me encanta la frase de Picasso que dice: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de Mimmi Kass ¿Cómo es? ¿A qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿Cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir o sueles alternarlo con investigación y algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?

Me levanto poco antes de las 7 de la mañana y, con el primer café, escribo unos pocos cientos de palabras. Después se levanta el resto de la familia y las mañanas son para mi faceta de médico. Soy pediatra y coordino el Hospital de Día, así que no puedo pararme mucho. Si acaso a poner un par de saludos en redes sociales. A medio día, como algo en casa y escribo otro poquito. Cuando voy a buscar a los niños al colegio, la tarde pasa a ser de ellos, aunque ahora que están más grandes, puedo leer un poco. A las 9 se acuestan y puedo escribir con más tranquilidad. En especial si el vikingo está de viaje. Si está en casa…bueno, ¡él es una fuente de
continua inspiración! (risas).

L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?
A los siete años, mi padre me regaló El Señor de los Anillos, de Tolkien, y la colección completa de Papeluchos, de Marcela Paz. A partir de ahí, comenzó el idilio. Fue como la primera vez que haces un viaje en avión: algo que parece casi mágico. Sin duda, echo la culpa de mi afición a la lectura a mis padres, por tener siempre libros a mano en casa. A la escritura, es algo que nace más bien de dentro, algo íntimo y personal.

L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti el hombre ideal? ¿De qué forma esperarías que te conquistaran? ¿Eres una mujer que disfrute de flores y bombones o prefieres algo menos convencional? ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él? Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya? ¿Tiene hermanos? (jajajaja)
El hombre ideal...¡ay! Puestas a pedir, que sea inteligente, divertido, bueno en el tango vertical y horizontal, y sobre todo, que haga contrapeso en la relación. Me refiero a que sea un buen compañero de vida, lo que es muy difícil de definir en unas pocas líneas. ¿Conquistarme con flores y bombones? Uhmm, ¡no! Prefiero libros. Libros. Y más libros. Y lencería. Y…bueno. Dejémoslo en libros y lencería. ¿Alguna película o libro favorito que haya influido en mi forma de ver el amor? Definitivamente, NO. Soy muy romántica en otros aspectos, pero para mí, el amor se construye, no surge así como así. Eso es enamoramiento y es maravilloso, pero para mantenerte al lado de una persona porque tienes un proyecto en común con ella, hay que trabajar, y a veces, muy duro. ¿Quieres saber más? Tengo una teoría: el amor es la cuerda. Y por supuesto que lo he encontrado. Bueno, en realidad, me encontró él a mí. De hecho, me vino a buscar a mi casa, ¡yo no tuve que mover ni un solo dedo!

L.R. Imaginamos que como escritora de romance, en primer lugar y antes de decantarte por este género, fuiste ávida lectora de autoras ya consagradas. Dinos ¿alguna autora o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir novela romántica y no novela negra, fantástica o histórica (o cualquier otro género)? ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)? ¿Hay algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano? ¿Y en novela romántica, algún subgénero que digas "esto no es para mí"?
Me marcaron mucho, quizá por la edad que tenía, Los diarios de Anaïs Nin. Los descubrí cuando era poco más que una adolescente, y me abrieron un mundo nuevo del que no tenía ni idea. A medida que he ido madurando, los vas leyendo con otra perspectiva, es una lectura que
envejece muy bien, porque adquiere nuevos matices a la luz de la experiencia.
Libros que no puedo parar de leer hay muchos, ¡pero no todos son de romántica o erótica! Releo ese primer libro, que ya está hecho polvo, de El señor de los anillos, me encanta la trilogía Millenium, que es novela negra, me chifla Orgullo y prejuicio de Jane Austin, y al menos una vez al año, leo Rayuela de Cortázar, y Cien años de soledad, de García Márquez. Supongo que todos me influyen de alguna manera. No hay nada que rechace de antemano, me leo todo lo que cae en mis manos, ¡soy muy promiscua! (risas), pero reconozco que la romántica paranormal no me entusiasma demasiado, y que hay libros de novela negra escandinava que han sido tan duros, (la Trilogía Persona, de Erik Axl Sund), que he tenido que interrumpir su lectura.


L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritora, lo que a día de hoy es tu obra publicada. Sabemos que has publicado con Harlequin, ARDIENDO. Pero antes de todo esto, antes de decidir publicar tu primer "libro (y permítenos que lo llamemos así) de verdad" ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de Mimmi Kass? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?
Tengo una fanfic de El señor de los anillos lleno de erotismo, con escenas que me causan una mezcla entre ternura y risas, que escribí porque me encanta el universo  Tolkien, pero lo veo tan blanco, que necesité aderezarlo con un poco de color rojo, (rojo oscuro casi negro) cuando tenía unos 16 años. Mi primer premio literario lo gané en segundo de B.U.P con un relato de 14 páginas: “Una danza negra”, y guardo un montón de manuscritos en un cajón que jamás, JAMÁS verán la luz (risas). Un trabajo del que sí estoy muy orgullosa y que os invito a leer, es mi colaboración en el blog erótico de la marca sueca de objetos de placer LELO™, donde tengo relatos eróticos y artículos de opinión.

L. R. ¿Cuál fue tu primera novela y cómo surgió la idea? ¿Cuánto tardaste en terminarla? ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza? ¿Cuál es tu escena preferida? ¿Recuerdas el momento en que la escribiste o fue producto de un intervalo de "éxtasis de escritor"? ¿En qué momento decides compartir esta con el mundo?
Mi primera novela considero que es Radiografía del deseo, porque es la que primero publiqué, aunque cronológicamente haya sido Ardiendo (que esperó a ser publicada por editorial). Fue un proceso muy, muy largo. Comencé a escribirla en el 2012, pero después tuve que descuartizarla y rehacerla entera, porque, aunque la historia era muy potente, había que podarla mucho, revisar la estructura y corregir. Fue un proceso lento y doloroso, de muchísimo esfuerzo. Como amputar partes de tu cuerpo, porque para mí es importante hasta cómo se mueven los pelos de la alfombra que pisan los protagonistas, pero gracias a mi correctora ya una serie de lectoras cero que me ayudaron mucho, se convirtió en lo que podéis leer hoy. La publiqué hace un año ya, y sigue entre los 200 libros más vendidos de erótica.
El personaje más irreverente es, sin duda, Inés. La protagonista femenina trae de cabeza con su descaro, su ingenuidad y su boquita deslenguada al Dr. Thoresen. Y choca de frente con su frío carácter escandinavo, claro.
Una de mis escenas favoritas, y que muestra esa irreverencia, es cuando, buscando una pequeña venganza, ella lo empuja y lo tira, vestido, a una piscina. Otra es cuando ella le dice la frase con la que abre el libro: «No permitas que tu corazón se transforme en piedra», en relación a como él enfrenta la muerte de un paciente.
La idea surgió ante la necesidad de contar una historia ambientada en un ambiente hospitalario que fuese basado en la realidad. El resto, surgió de manera natural. Como he comentado antes, para mí, el erotismo es muy importante. Decidí compartirla con el mundo porque mi círculo más cercano, el vikingo, mis amigas, mi familia, me animó a hacerlo: «es una buena historia, ¿por qué no pruebas suerte?». ¡Y aquí estoy!
  
L. R. Llegamos a tu libro estrella, que además forma parte de una serie, Ardiendo, con el que finalmente conseguiste el sueño de ser AUTORA publicada con editorial. ¿Cómo se siente una al recibir la noticia de que tu hijo abandona el nido y nada más y nada menos que de mano de Harlequin? ¿Qué fue lo primero que pensaste? 
Lo primero que pensé fue…¿Esto acaba de pasar? ¿A mí? No me lo creía. Hasta que no me llegó el contrato y lo firmé, era como que no habían existido esas conversaciones y el intercambio de emails. Además, he oído hablar de muchas historias, no todas buenas, sobre las editoriales, y yo solo puedo hablar de la seriedad y cariño con que me ha tratado mi editora en todo momento, las chicas del departamento de portadas, ¡todos! Me sentía una privilegiada de que mi libro fuera publicado junto a autoras que me fascinan como Claudia Velasco, y que Ardiendo se incluya en el catálogo de la editorial más grande del mundo en romántica y erótica. ¡Y me sigo sintiendo así!
  
L. R. Sigamos con tu último e increíble libro: Ardiendo. Hay personajes realmente fascinantes y que llegan pisando fuerte, provocándonos unas ganas terribles de saber más cosas sobre ellos. ¿Cuál de ellos te resulta más difícil de escribir y por qué? ¿Te has basado en alguna persona real o ficticia para crearlos o surgieron de pronto pidiéndote su historia?
Ardiendo fue un libro que estaba en mi cabeza desde el prólogo hasta el epílogo (es autoconclusivo). En Ourense, una provincia que sufre los estragos del fuego todos los años, me tocó vivir uno de los veranos más sangrientos en lo que a incendios me refiere. Conocí de cerca los daños que puede provocar en la salud, en los bosques, en la misma ciudad (que estuvo envuelta en humo durante una semana por un fuego muy, muy cercano). Me documenté directamente con los bomberos de cómo funciona un Parque, una brigada, una cuadrilla, en la precariedad, los turnos agotadores, las situaciones peligrosas...la historia es ficticia, pero la información viene de primera mano, ¡y debo decir que les encantó verse reflejados en el libro!
El personaje más difícil fue el Michelín, el antagonista. Me costó mucho ponerme en la piel de un personaje tan perverso, rozando la psicopatía.


L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?
Claro que sí, es muy difícil no ponerle cara de un muso, o de alguien a quien conoces y que se desempeña en un trabajo en particular. En el caso de Miguel, de Ardiendo, mi muso fue Miguel Ángel Silvestre, y para Irene, pensé en Amaia Salamanca, supongo que por asociación al verlos juntos por aquella época en televisión, pero no suelo compartirlo con las lectoras para que ellas mismas les pongan cara y carácter en sus fantasías. ¿De dónde salen? En el caso de Ardiendo, primero fueron los incendios, después querer apagarlos con un bombero temerario, apasionado y ardiente, y después nació la protagonista, fuerte y decidida, y que provoca que él quiera arder en llamas.
Los secundarios también tienen su espacio, y ya se están fraguando las historias de sus novelas. Las lectoras me piden la historia de Fernando, y la de Juan. ¡No sé cual verá la luz!

L. R Te dejamos un espacio para que escribas unas líneas a nuestros
lectores.
Mil gracias por escogerme como autora, y por esta entrevista tan personal y divertida. A vuestros lectores, los invito a disfrutar con Ardiendo. Si buscan una buena mezcla entre erotismo y suspense, ambientada en el peligroso mundo del fuego y con los paisajes de Galicia, que vale la pena recorrer, y una historia de amor ardiente, ¡les encantará!
Que tengáis amor y placer en vuestro camino. Un abrazo enorme, enorme, enorme.

Hasta aquí nuestras preguntas, Mimmi Kass. Te agradecemos muchísimo el tiempo que has dedicado a contestarnos, sabemos que eres una persona muy ocupada y esperamos (y deseamos con todas nuestras fuerzas) que todo el trabajo que tienes entre manos, te reporte el mayor éxito del mundo.

Un abrazo de parte de Locas del Romance y ¡Hasta pronto!




jueves, 13 de julio de 2017

ENTREVISTA A NIEVES HIDALGO

Buenos días Loc@s del Romance. Esperamos que estas olas de calor y el verano os estén resultando ligeras y que las lecturas os cundan con delicia. Nosotras estamos emocionadas de poder presentaros a una leyenda en la romántica.
Hoy os traemos a una autora que se ha abierto camino por su narrativa delicada y deliciosa, una pluma ligera, sencilla y preciosa que estamos orgullosa de tener con nosotras, una de las mujeres que también ha abierto camino en la romántica española. Con nosotros tenemos a Nieves Hidalgo.
Venid a nuestra cita, subiremos en un carruaje custodiado por bravíos guerreros y llegaremos a un café en donde nos espera esta mujer con una brillante sonrisa y su sencillez representada en esa mirada sincera.

LR. Nieves, muchas gracias por estar con nosotras. Sabemos que eres una
persona muy ocupada, así que una vez más gracias por darnos un poco de tu tiempo.
Si alguna de nuestras preguntas te incomoda, siéntete libre de pasarla por alto y disculparnos.
Aclarados estos puntos y agradeciéndote tu presencia en este pequeño rincón nuestro del ciberespacio, comenzamos (con tu permiso) la entrevista.

NH. Gracias a ti por permitirme charlar un ratito, acercándome de paso a las seguidoras de Loc@s del Romance.

LR. Nieves, antes de comenzar directamente friéndote a preguntas sobre tu obra, cuéntanos algo más sobre ti. Para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres?

NH. Sobre mí no hay demasiado que contar, soy una persona que no ha destacado por nada en especial; casada, con un hijo y, desde hace siete años, retirada ya del trabajo que desempeñaba en un banco para dedicarme por completo a la escritura. Me gusta leer, la música, el teatro y soy una amante del cine de aventura y de acción.

Nací y vivo en Madrid, una ciudad a la que adoro, de la que escapo en cuanto tengo ocasión, buscando tranquilidad, pero a la que siempre vuelvo; pasear por el Madrid de los Austrias o perderme una tarde en el ajetreo de la Gran Vía, es como una droga.

Mi nombre es el que aparece en las novelas, Nieves Hidalgo. Desde que empecé a escribir quise utilizar mi nombre auténtico y la editora, Marisa Tonnzzer estuvo de acuerdo; ambas corrimos un posible riesgo al no publicar con un nombre que sonara a anglosajón, pero aquí seguimos después de unos cuantos años.

L.R. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos ver a la mujer que se oculta tras su obra. Pero así entre nosotras, ¿cuál es tu color favorito? ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música específica? ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?

NH. Leyendo mis novelas sí que se pueden adivinar algunas cosas sobre mi forma de pensar, no en vano los escritores siempre dejamos un trocito de alma en cada novela.

Mi color preferido: el negro. Para todo. Igual me da que sea para un vestido de fiesta, unos pantalones o unos zapatos. Utilizo otros colores, claro, pero para mí el negro va con todo, no hace falta estar media hora pensando qué camisa ponerte con tal color de pantalón, qué zapatos con qué vestido. Simple comodidad y ahorro de tiempo. Además, nunca me he interesado por la moda, me pongo ropa con la que esté cómoda y fin.

Cuando escribo no pongo música. Si conozco la pieza, es un problema porque la tarareo y me distrae. Tampoco me he inspirado nunca en la música para inventar. Pero cuando voy a ponerme a escribir histórica sí que tengo y escucho con frecuencia dos discos: uno es de música medieval; el otro es la banda sonora de la película Young Bess (La reina virgen), que inmortalizaron Stewart Granger, Jean Simmons y Devorah Kerr; escuchándolas me traslado a otra época y luego me parece más fácil plasmar la forma de vida en esos tiempos pasados.  

L.R. ¿Cómo te describirías a ti misma? ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen?

NH. ¡Buenoooooo! No es la pregunta del millón, es la del billón. Me
describiría como una persona normal y corriente, bastante en desacuerdo con muchas de las cosas que pasan en el mundo, hasta el bisoñé de la política y a quien le gustaría cambiar más cosas aún. Pero imagino que esto le pasa también al resto, por eso digo lo de normal y corriente.

¿Tres virtudes? Me pones en un aprieto porque, a mi modo de ver, tengo tan pocas que me cuesta decir tres. Pongamos solo una, si te parece: imaginativa.
¿Tres defectos? ¿Solo? Ves, esta ya es muy fácil, tengo tantos que podría estar media tarde enumerando. Elegiré tres, como me pides: soy terca como una mula ─con perdón de las mulas─, me gusta el trabajo bien hecho ─o a mi manera, como me dice mi marido─ y soporto muy mal la estupidez, posiblemente porque soy campeona en esa especialidad.

L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste? ¿Dónde te formaste? ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?

NH. En mi tiempo se estudiaba Ballicherato Superior. Era lo que había. Y era lo que estudié. El resto de la formación nada tiene que ver con lo que me enseñaron en colegios e institutos, han sido especializaciones laborales, específicamente temas de informática, Redes, Bases de datos, etc. Ahora bien, como nunca he podido estar sin leer y leyendo se sigue aprendiendo… Nunca me han faltado los libros de Historia o Ciencia; de no haberme puesto a trabajar tan joven, es posible que hubiera hecho una carrera relacionada con mi tema favorito. Aunque
tampoco estoy segura, quería colaborar en casa cuanto antes.   

L.R. Hablando sobre tu trabajo de escritora, imaginamos que un libro no se escribe en un momento, sin embargo tú eres una autora especialmente prolífica. Tus obras nos sorprenden y emocionan (varias veces al año) con novedades y nuevas historias. ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura romántica? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?

NH. Llevas razón al decir que un libro no se escribe con rapidez. Al menos con la rapidez que desearíamos. Desde la idea original a la publicación, pasan mil cosas. No todo acaba cuando pones FIN. Hay que pasar por documentarse más o menos dependiendo del tipo de novela, no lleva el mismo tiempo escribir una actual que una histórica. Luego, la escribes, cambiando varias veces incluso los capítulos porque nunca estás de acuerdo en cómo quedan. Lo siguiente es repasarla; aquí vuelves a cambiar cosas, es como el cuento de nunca acabar. Por fin, cuando crees que ya está decente, se la pasas a tus lectoras cero ─fieles y, sobre todo, sinceras─. Y ahí te la destrozan, jajajaja. Vuelta a repasar y a cambiar alguna cosilla hasta que queda lo suficientemente pulida como para enviar a la editorial.

Tengo que decirte que a mí no me da mucho trabajo inventar un argumento, se me ocurren solos. Puedo idear una historia en lo que dura un trayecto de autobús. Por otro lado, como escribo desde muy jovencita, tengo guardados borradores de los que ir tirando para sacar nuevas aventuras.

L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de Nieves Hidalgo ¿Cómo es? ¿A
qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿Cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir o sueles alternarlo con investigación y algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?

NH. Antes, cuando trabajaba en el banco, solía escribir de noche, robándole horas al sueño. Desde que me liberé impuse un horario: levantarme a las 6:30 y ponerme en el ordenador a eso de las 8:30. Una corta parada para engañar al estómago a las 17:00 y luego tiempo para las responsabilidades cotidianas, que mi marido y mi hijo tenían la mala costumbre de cenar. Ahora, es distinto porque utilizamos más horas para el descanso y menos para el trabajo. De todos modos, no puedo pasarme muchos días sin escribir y busco cualquier momento para hacerlo, aunque vuelva a ser en horas nocturnas.

En cuanto a la inspiración, todo puede servirme, desde una mirada a un objeto, una risa en la mesa de al lado o una ola rompiendo en la paya. La inspiración se me corta si me cabreo, pero regresa en cuanto se me pasa.  

L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?

NH. Que yo recuerde, siempre he tenido un libro o similar en las manos. Cuando no tenía edad para las novelas, no me faltaban las aventuras de los comics. La primera novela fue una de Marisa Villardefrancos, siempre la nombro porque su Caballero de los Brezos me impactó. Tenía
yo pocos años y fue mi madre quien me la dejó. Nunca se lo agradeceré lo suficiente. Alternaba las novelas románticas de mi madre con las novelas de aventuras de mi padre, tenía casi todas las de Zane Grey, del oeste, novela negra... Así que los culpables de que sea una lectora empedernida y escriba novelas, son ellos.

Recuerdo que cuando escribí mi primer borrador a los trece años ─un horror, por supuesto─, mis padres me dijeron que era estupendo y que siguiera escribiendo. Yo sabía que era una mentira piadosa, era jovencita pero no tonta, pero les hice caso para poder mostrarles algo que fuera decente. Por desgracia, ni mi padre ni mi hermana pudieron tener en las manos mi primera novela publicada, Lo que dure la eternidad, que les dediqué. Pero seguro que ambos lo saben. 

L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti el hombre ideal? ¿De qué forma esperarías que te conquistaran? ¿Eres una mujer que disfrute de flores y bombones o prefieres algo menos convencional? ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él? Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya? ¿Tiene hermanos? (jajajaja)

NH. ¡Esto es un tercer grado! Jajaja

El hombre ideal, el que tengo; no lo cambiaríaa por todo el oro del mundo. Fue un flechazo: le vi pasar y me dije: me casaría con él. Me enamoró con un escrito ¡cómo no!

Agradezco las flores, aunque me da pena que se marchiten y prefiero verlas en el campo. Los bombones son mi perdición, pero nunca me
podrían conquistar con esos regalos, prefiero una poesía con alma, una mirada.

Películas favoritas, cien mil, aunque he visto como doce veces Lo que el viento se llevó, Dirty Dacing, la trilogía de El Señor de los Anillos… Las de Disney, también, aunque no soy de princesas y ranas me encanta ver dibujos animados. El Amor, para mí, es no creer que la persona que está a tu lado te pertenece y, por descontado, que ella piense igual.

Tengo una hermana. Y digo “tengo” porque aún la siento. Pero ya está donde no le dañan las estupideces humanas.

L.R. Imaginamos que como escritora de romance, en primer lugar y antes de decantarte por este género, fuiste ávida lectora de autoras ya consagradas. Dinos ¿alguna autora o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir novela romántica y no novela negra, fantástica o histórica (o cualquier otro género)? ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)? ¿Hay algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano? ¿Y en novela romántica, algún subgénero que digas "esto no es para mí"?

NH. He leído a unas cuantas autoras anglosajonas. Ahora sigo haciéndolo, aunque dado las estupendas escritoras que tenemos de habla hispana ─una pena no poder nombrar a todas las que me
gustan─, algo menos. Mi autora favorita ha sido siempre Kathleen Woodiwiss y la novela que me impulsó a empezar a escribir fue Shanna, una maravillosa aventura que tengo guardada como un tesoro. No por escribir mayormente romántica abandono otros géneros, me gusta tocar todos y he publicado una costumbrista, La página rasgada. También tengo entre mis borradores alguna policíaca. 

El libro que no puedo dejar de leer y releer es Shanna, el pobre está hecho una pena de tantas veces como lo he tenido entre las manos.

No rechazo ningún género, me gustan casi todos, pero reconozco que la erótica no es de los que me entretienen, aunque hay novelas estupendas; me enamoró Un ardiente verano, de Noelia Amarillo y disfruté muchísimo de la excelente pluma de Julia Ortega en sus Lealtades enfrentadas.

L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritora, lo que a día de hoy es tu obra publicada. Sabemos que últimamente has publicado con B de Bolsillo con la Selección RNR: A las ocho en el Thyssen , también sabemos que hay un gran catálogo de tus obras para todos los gustos. Pero antes de todo esto, antes de decidir publicar tu primer "libro (y permítenos que lo llamemos así) de verdad" ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de Nieves Hidalgo? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?

NH. ¿Secreto oscuro? Jajaja. Mujer, de haberlo, no lo contaría. En serio,
nada que destacar. He colaborado con reseñas, artículos para El Rincón de la Novela Romántica y algunos blogs. Tengo cuentos, pero los he publicado en mi blog como regalo para los niños de mis seguidoras.

Nunca me he sentido cómoda mandando una novela a un concurso. No puedo decir el motivo, simplemente es así. ¿Miedo escénico? Y mira que Lo que dure la eternidad la mandé a un concurso, por insistencia de mi amiga Lola. No quedó ganadora, pero llegó a manos de Ediciones B y hasta ahora no he parado de escribir.

Ahora bien, como curiosidad, siempre sacaba sobresaliente en las redacciones del colegio, lo que me hacía ganarme la banda azul, jajaja.  

L. R. ¿Cuál fue tu primera novela y cómo surgió la idea? ¿Cuánto tardaste en terminarla? ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza? ¿Cuál es tu escena preferida? ¿Recuerdas el momento en que la escribiste o fue producto de un intervalo de "éxtasis de escritor"? ¿En qué momento decides compartir esta con el mundo?

NH. Mi primera novela fue una aventura basada en una serie de televisión que me volvía loca, pero mejor no hablo de ella, es el borrador horrible del que te hablaba antes.

Si nos referimos a la primera que di a conocer, Lo que dure la eternidad. Tarde varios meses en dejarla como quería. Y el personaje que me dio más problemas fue Dargo, porque a ver cómo hacía para que un guerrero del siglo XVI, con su forma de pensar, enamorara a una mujer independiente y moderna del XXI. Dargo es insolente, audaz y atrevido, pero un amor de hombre.

Mi escena preferida es cuando él le declara su amor a la protagonista diciéndole: “si un fantasma puede prometer, yo te prometo que mi amor por ti durará lo que dure la eternidad”. Por cierto, aprovecho para dar
las gracias a Mamem; tras darle mil vuelvas al título de la novela porque el original, El fantasma de Killmarnock, era poco comercial según la editorial, fue ella la que me lo regaló.

Yo creo que los escritores estamos siempre en “éxtasis”, jajaja. Al menos, yo siempre estoy en las nubes. 

Y no fui yo quien decidió compartir la novela con el mundo, fue mi amiga Lola, que es muy insistente y me volvió loca hasta que le hice caso.

L. R. Dentro de tu obra, creemos que merece mención especial tu saga Gresham. ¿De qué forma surgió la idea? ¿Qué personaje te marcó de forma más especial? ¿Cuál fue el que más problema te supuso?

NH. Originalmente era una serie de cinco novelas. De hecho, las dos restantes siguen ahí, en pendientes, aunque no creo que las publiqué porque una trilogía es suficiente. La idea surgió porque adoro la saga de los Maroly, de Johanna Lindsey y me entusiasmaba crear las aventuras de tres hermanos. Christopher, Darel y James me gustan por igual, pero si tengo que elegir a uno de ellos me quedo con Darel; su historia es la más tierna. También fue el personaje que más problemas me dio porque el lío en el que se mete es complicado de solucionar. Me lo pasé genial escribiendo esta trilogía.

L. R. Has escrito en histórica diferentes periodos en el tiempo y con esto grandes personajes que han marcado los corazones de los lectores. Entre ellos tenemos vikingos. ¿Cómo es que decides hablar de estos guerreros nórdicos? ¿Cómo fue ese proceso para llegar a entregarnos estas obras?

NH. No me gusta estancarme en una época determinada, tengo que
cambiar, saltar en el tiempo, ir de un país a otro. Eso hace que mis novelas vayan desde el Egipto de los faraones a las praderas americanas, desde la Regencia al norte de Inglaterra en la época en que los vikingos asolaban sus costas... Alma vikinga la empecé, escribí 150 páginas, encontré luego un librito pequeño que hablaba de esos guerreros… y tiré todo lo que llevaba escrito. Volví a empezarla, pero desde otro prisma, intentando dar una visión distinta de los vikingos que había visto en las películas y, de paso, crear el personaje femenino de Sayka, una guerrera inglesa capaz de enfrentarse a Ishkar.

L. R. Pululas entre el pasado y el presente. Así podemos encontrar obras con un gran argumento histórico o bien deliciosas contemporáneas. Al día de hoy ¿Cuál de estos dos géneros te gusta escribir más? ¿Tienes alguna época preferida? ¿Algún escenario que te estimule más que otros?

NH. He disfrutado escribiendo A las ocho en el Thyssen, sin duda, pero me quedo con la histórica. Sumergirme en otro tiempo me hace soñar y es lo que busco cuando escribo. No tengo una época preferida, aunque reconozco que, entre mis borradores, supongo que por haber leído mucha Regencia cuando era más joven, hay un buen número de historias de esa época. Cualquier escenario del pasado me estimula. La cuestión, ya te digo, es soñar mientras escribo y viajar en el tiempo. Por eso estoy enganchadísima a la serie El Ministerio del Tiempo, jajaja

L.R. Una de las cosas que nos sorprende de tus libros es el largo trabajo de documentación que tiene detrás. ¿Resultó muy difícil realizar el trabajo de investigación para este libro específico? ¿Está basado de alguna manera el mundo que surgió, de los datos que encontraste o fue el proceso inverso, primero creaste el mundo y luego investigaste lo que te faltaba?

NH. Amaneceres cautivos. Es la novela que más documentación me obligó a buscar, incluso viajé de nuevo a Toledo para ver en directo los escenarios en los que iban a moverse los protagonistas. Primero surgió la aventura y después me documenté, tenía un poco oxidada la historia de Carlos I y su lucha contra los Comuneros de Castilla. Destinos cautivos, que es la precuela, también me dio bastante trabajo de documentación; no me importó volver a Trujillo para pasear por donde pudieron haberlo hecho Elena y Diego, me entusiasma esa ciudad extremeña.
  
L. R. Sigamos ahora con tu último libro A LAS OCHO EN EL THYSSEN. ¿de qué forma surgió? ¿Cuál de estos personajes te resulta más difícil de escribir y por qué? ¿Te has basado en alguna persona real o ficticia para crearlos  o surgieron de pronto pidiéndote su historia?

NH. A las ocho en el Thyssen partió de la idea de Esther Ortíz, administradora de El Rincón Romántico. Ella es la madre. Me pasó el argumento de un escritor en horas bajas y una bloguera y, a partir de ahí, surgió el resto. Desde aquí, un abrazo muy fuerte para Esther.

Al ser novela contemporánea si que me he fijado en algunas personas a las que conozco para crear los personajes: la editora, la correctora, la amiga de la protagonista. Y he querido hacer un guiño a dos personas muy queridas sevillanas: Rocío y Ana.

L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?

NH. No suelo poner cara de actores o actrices a mis protagonistas, aunque muchas veces, para hacer el fanart, tengo que buscar alguna foto. Pero todos, sin excepción, nacen, crecen y se desarrollan en mi cabeza. 

LR. Te dejamos con nuestros lectores pera que les escribas unas líneas que seguro les hace mucha ilusión.

NH. A los lectores, me lean o no a mí, siempre tengo que agradecerles eso: que lean. Los escritores no seríamos nada sin ellos y yo debo darles gracias infinitas por ocupar su tiempo con mis “batallitas”. Para los seguidores de Loc@s del Romance, un beso muy grande. Para ti, todo mi cariño y ojalá podamos vernos pronto en persona. Ha sido un verdadero placer charlar contigo y un honor poder responder a tus preguntas.

LR. Hasta aquí nuestras preguntas, Nieves Hidalgo. Te agradecemos muchísimo el tiempo que has dedicado a contestarnos, sabemos que eres una persona muy ocupada y esperamos (y deseamos con todas nuestras fuerzas) que todo el trabajo que tienes entre manos, te reporte el mayor éxito del mundo.


Un abrazo de parte de Locas del Romance y ¡Hasta pronto!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...